La Asociación es una Institución sin fines de lucro, representa a los Residentes del Distrito de Andaray en Lima
Ud. está en:    files/asociacion/testimonios

Testimonio 1

El Sr. Jesús Montes Velarde, su hermana Niltza y esposo Teófilo Huamán, viajaron a Andaray para la fiesta del Carmen en el mes de Julio del año 1995, el viaje fue sin contratiempos.
Se alojaron en la casa de la Sra. Dionisia Luque de Moya, familiar de los que todavía quedan en Andaray. Durante el día celebraron la llegada y el Sr. Teófilo Huamán, se pasó de copas y cuando llegó el momento de ir a la Iglesia, por la mañana del día 16 de Julio, la Sra. Niltza le dice a su esposo, Teófilo que ya era hora vamos a la Iglesia, él responde anda tu nomás y se quedó brindando con otros amigos. Pasó todo el día y por la noche durmieron en un cuarto que brindó la Sra. Dionisia, y a media noche se despierta la Sra. Niltza ahogándose por el humo que había en el cuarto, que estaba a oscuras y ella trataba de encontrar la puerta, no tenía luz eléctrica, ni fósforo, ni linterna y por fin la encontró y se puso a abrir y no se habría porque por fuera estaba amarrada, y de tanto jalonear recién abrió y salió ella con las justas. El Sr. Teófilo no sabía lo que pasaba y fueron a sacarlo, porque las copas todavía le duraba. Se despertó la dueña de casa que dormía en otro ambiente y comenzaron a examinar que es lo que sucedió; y observaron que la vela que habían pegado en la pared para que alumbre mientras duerman se había terminado y el resto cayó sobre la maleta de ropa quemándose en su totalidad  sólo la ropa del sr. Teófilo. Dicha maleta compartían los esposos.
Al día siguiente don Teófilo quiso cambiarse de ropa, no tenía ni medias, se quedó solo con el traje de dormir, no podía cambiarse ni salir a la calle. La Sra. Niltza le pide un servicio a su hermano Jesús para comprar un pantalón y camisa talla la más grande, y ella va a sacar el dinero de la maleta que estaba en la otra mitad que felizmente no se había quemado junta a su ropa. Al ver esta situación su cuñado Jesús Montes salió a comprar a la tienda y en ninguna tienda había su talla y regresó sin comprar nada. Entonces la Sra. Niltza le dijo a su esposo, ¡ya vez la Virgen te ha castigado porque no fuiste ayer a su Iglesia, no quiere ni que salgas, si para eso hemos venido!; él sólo escuchaba. Jesús sale nuevamente a buscar en otras tiendas y de casualidad se encuentra con su hermano Telmo Montes Velarde que había venido a la Fiesta desde Chiclayo y le cuenta lo sucedido, y dijo yo tengo un pantalón grande y fueron a su alojamiento y le llevaron un pantalón y una camisa; esta talla si era a su medida y comenzó a cambiarse. Después de los saludos por el reencuentro y lo sucedido, Jesús toma su guitarra y comienza a cantar.
Ayacuchano huérfano pajarillo, a que has venido a tierras extrañas,
Alza tu vuelo vamos a Ayacucho, donde tu madre llora tu ausencia,
En tu pobre casa que te ha faltado, caricias delicias demás has tenido,
sólo la pobreza con su ironía,…,etc.
El Sr. Teófilo es ayacuchano, y estaba llorando por lo que escuchaba y por lo sucedido.
Jesús Montes Velarde

Testimonio 2

Como todos los años se celebra la Fiesta de la Virgen del Carmen en Andaray y al término de la fiesta los paisanos se encuentran tristes porque ya llega la hora de la despedida, y cada uno se va yendo a su lugar, es así que estaban en la Iglesia todos compungidos, dando sus últimas oraciones y en ese momento llegan dos ómnibus que venían de Yanaquihua y los paisanos al sentir el ruido salieron corriendo a ganar asientos, subiendo al ómnibus, despidiéndose por las ventanas, enrumbaron el viaje a su destino Chuquibamba, Arequipa, Lima, etc. y a la salida del pueblo Andaray los dos ómnibus se detienen, se apagaron los motores, no funciona nada; revisan y todo está conforme, se preguntan ¿qué ha pasado?, si todo estaba bien; los pasajeros apuraban, decían ¡vamos vamos para llegar temprano!….y continuaba la revisión de los ómnibus y en eso un pasajero dice, que a la Virgen la hemos dejado en el Anda no la hemos bajado; decidieron ir a cumplir esa tarea y después de un rato regresaron al ómnibus y estos arrancaron como si nada hubiera pasado.
Héctor García Cueva.

Testimonio 3

Cada año que se celebra la Fiesta de la Virgen del Carmen, el Sr. Jesús Montes Velarde, viaja a Andaray y junto con dos paisanos, arreglan a la Virgen en la Iglesia bajándola del Altar mayor; esto sucedíó el  16 de julio de 1998; pero ese día no asistió a la Iglesia uno de ellos, porque tomó demasiadas copas en la víspera y por lo tanto faltaba una persona para ayudar a dicho trabajo ya que la Virgen tiene demasiado peso; en ese preciso momento que estaban por bajar a la Virgen, pasaba por la plaza el sr. José Urday y aprovechando de su presencia le piden que les ayude un momento, a lo que el sr. José, responde que está apurado porque tiene que ir a ver unos quehaceres, negándose de esta manera y finalmente se fue; pero los dos que quedaron continuaron con el trabajo.
No pasó ni una hora y se escuchaban noticias en Andaray que al sr. José Urday lo han corneado los toros. Efectivamente las noticias se comprobaron, ya que él estaba yendo por el camino y de pronto se encontró con una manada de toros y vacas cerreros; de pronto una de las vacas se desprendió de la manada y corrió a cornear a José, su reacción fue correr por el camino y no podía saltar por los cercos porque eran demasiados altos y la vaca se acercaba cada vez más y al ver que ya lo alcanzaba lo único que atinó fue tirarse al suelo y la vaca pasó por encima pisándole la mano y partes del cuerpo, sufriendo de esta manera moratones e hinchazones en el brazo, las piernas, y tuvieron que llevarlo a la posta a curarse.
¿Es una casualidad o un castigo?…
Jesús Montes Velarde

Testimonio 4

Debo contarles una anécdota con respecto a la edición e impresión de la Santísima Virgen cuando se estaba preparando este documento para la página Web, se insertó la imagen de la Virgen, a fin de mostrarles a todos su foto real; luego cuando ya estaba avanzado el escrito se quiso imprimir para tener un primer borrador y poder corregir el documento; observamos que se imprimían todas las páginas, excepto la página de la Virgen; se trataba de imprimir de varias formas y no se obtenía la página impresa; es así que se pensó la Virgen no quiere verse impresa en papel borrador, y se quedó así, sin esta hoja y que se podrá observar en el impreso borrador, donde sólo se hizo un esquema a mano alzada; este hecho fue comunicado al Presidente y otros paisanos.

Bueno se continuó escribiendo y ahora que estamos por culminar el trabajo(22, abril 2007), se volvió a imprimir otro ejemplar para ver como quedará finalmente el documento para la página Web y recién sale impresa esta hoja con la Virgen; sabe Ud. cual fue la impresión que se sintió en ese momento, alegría y gozo, hasta se mojaron los ojos, ya que estamos concluyendo este material y que se publicará en su página Web en abril 2007 donde podrá apreciar a la Virgen del Carmen con toda su belleza; y  eso no es todo, después de salir impresa la página con la Virgen, se quiso ver a la imagen en la pantalla de la computadora y se observó que se había salido del archivo “Andaray.doc” donde está la imagen y se posesionó en otro archivo que nada tiene que ver con el que estamos imprimiendo y apareció en el archivo “Proyectos de Andaray.doc”, diferente al archivo que se está trabajando; nos quedamos pensando…, no será que la Virgen desea que se realicen esos proyectos mencionados?, saque Ud. sus conclusiones.
Franci Cruz Montes

Testimonio 5

En la fiesta de la Santísima Virgen del Carmen de Andaray, el 16 de julio de 2000, el Sr. Jesús Montes Velarde se encontraba arreglando el Altar de la Virgen para la Santa Misa, y ya concluyendo el trabajo tenía que irse de noche y para ello se acordó que las pilas de su linterna estaban bajas y observó que en la Iglesia habían unas pilas que eran de la Virgen, entonces decide agarrar dos pilas y las pone en su linterna y las deja  a cambio las otras gastadas; bajando del Anda que arreglaban se pega un resbalón de padre y señor mío; el pagano fue la pierna que se golpeó y se rasmilló la canilla que hasta se vio el hueso y en la actualidad esas huellas permanecen.
Con todo el golpe y el dolor, examinó qué pasó, porqué fue ese accidente y de pronto recordó que había tomado las pilas de la Iglesia sin pedir consentimiento a la Stma. Virgen y el concluyó, ¡La Virgen me ha castigado por no haberle pedido permiso por dicha acción!.
Jesús Montes Velarde

Testimonio 6

Cuenta el Sr. Héctor García Cueva, que se encontraba trabajando por Piura en el norte del Perú por algunos años y que todo iba bien en su trabajo, que las cosas que él proyectaba realizar, se cumplían a cabalidad y con gran acierto. El se desempeñaba como Gerente Administrativo del Seguro Social, se llevaba muy bien con el personal y con todas las personas que trataba asuntos de su labor.
Un día comenzó a aparecerle unas manchas blancas en el cuerpo, especialmente en la cara y en los brazos y que trataba de disimular la aparición repentina de estas manchitas. Pero cada vez se hacían más notorias y daba mal aspecto a la persona y sobre todo que se trataba de una jefatura y que habían una relación muy fluida con el personal. Entonces esta situación le ponía mal a él, por el aspecto que presentaba, tenía vergüenza de las manchas y no sabia que hacer, aunque intentaba tomar algunas medicinas y no podía curarse en varios años.
Es así, que en el año 2000 para el 16 de Julio, viaja a Andaray a la fiesta de la Virgen del Carmen, como lo hacía siempre en varias oportunidades y sin darse cuenta, con gran devoción se acercó a la Virgen y cubriéndose el rostro con su manto, le pidió su protección y salud para él y su familia y lo que le hacía sentir mal eran esas manchitas blancas en el cuerpo.
Héctor dice con sorpresa hasta ahora, que al día siguiente se miró en el espejo y que tales manchitas ya no habían ninguna y que en la actualidad ya no han aparecido; sino converse con él y obsérvele, no tiene nada. Con qué alegría cuenta lo que le ha ocurrido y la benevolencia de la Santísima Virgen del Carmen, lo había sanado y hoy vive libre de este mal que lo afligía.
Héctor García Cueva

Asociación Residentes del Distrito de Andaray en Lima
Calle Andaray Mz C, Lote 5, Asoc. de Vivienda Santa Elena, Villa El Salvador, Lima
Teléfono 282-2409
Sitio Espadi